Monitoreo de Agentes Ocupacionales

  • Agentes Físicos: Los agentes físicos son producidos por la expresión de energía y pueden causar daño al ser humano, estos agentes pueden ser la manifestación de la energía mecánica (en forma de vibraciones, ruido y presión), energía calorífica (en forma de calor o frío), energía electromagnética en forma de radiaciones (rayos x, infrarroja, ultravioleta, etc.), e iluminación.

    La razón principal para el monitoreo de los agentes físicos es por su alto impacto en el ser humano y potencial daño, causando así enfermedades profesionales.

  • Agentes Químicos: CASSMA CONSULTORES S.A.C. realiza el monitoreo de agentes químicos ya que la exposición laboral frente a algunas sustancias en los lugares de trabajo puede ser capaz de provocar daño en los trabajadores, tanto a corto como a largo plazo, aún si la exposición fuese por un periodo corto de tiempo. Los límites permisibles de sustancias químicas en los ambientes de trabajo en nuestro país están regulados por el DS 015-2005-SA.

  • Agentes Biológicos: CASSMA CONSULTORES S.A.C. realiza el monitoreo de agentes biológicos ya que pueden provocar infecciones en los trabajadores; se pueden clasificar en bacterias, virus, parásitos, hongos, etc.

  • Psicosocial: CASSMA CONSULTORES S.A.C. monitorea la presencia de agentes psicosociales, que son producto de la interacción entre el trabajo, la satisfacción dentro del mismo, las condiciones dentro del puesto laboral y por otro lado la realidad fuera del trabajo, las condiciones personales, su cultura y cómo al final influye en la salud, el rendimiento y la satisfacción del trabajador.

    Los factores psicosociales se pueden medir por medio de varios test. El test más usado en nuestro país es el Cuestionario ISTAS-21 que mide 6 dimensiones: exigencias psicológicas del trabajo, posibilidades de desarrollo, calidad de liderazgo, doble presencia, inseguridad y estima.

  • Disergonómicos: Red Salud Empresarial realiza el monitoreo de agentes disergonómicos que incluye las condiciones de trabajo y en especial los factores ergonómicos dentro de un puesto laboral, estas deberían ser adaptadas a los trabajadores, teniendo en cuenta además que mejora la productividad.

    Es conocido que la manipulación manual de cargas y sobreesfuerzos pueden provocar lumbago y dorsalgia. Las posturas forzadas pueden provocar el síndrome del túnel carpiano, una enfermedad que atrapa al nervio mediano en la muñeca y produce adormecimiento de dedos de la mano. Los movimientos repetitivos del codo pueden provocar tendinitis en dicha articulación tales como epicondilitis o epitrocleitis. Es decir que todo esfuerzo o sobreesfuerzo puede causar daño al personal. La norma nacional que regula el Riesgo Disergonómico es la RM 375-2008-TR.